Ser avalista de otra persona, ¿que riesgo puede tener?

Firmar como avalista de otra persona se ha vuelto algo arriesgado en estos tiempos de crisis. Por un lado, ¿Qué harías si tu mejor amigo que pide que firme como su aval de su préstamo para comprar un coche nuevo? ¿O si su hijo o hija necesita que seas su avalista para un crédito hipotecario? Pues seguramente en el caso de un familiar directo sería prácticamente una obligación firmar como avalista, especialmente en el caso de los hijos.

Y ahora piensa…¿Qué pasaría si su mejor amigo o su familiar al cual has avalado, no pueden pagar sus préstamos en un tiempo oportuno? ¿Ya sabes dónde voy? Por todo ello debes entender que significa firmar como avalista y entender los riesgos antes de prestar su firma en favor de otra persona. Todos estos pasos van muy rápidos y casi no te darás cuenta, pero debes pararte y pensar…a quién vas a servir de avalista?

 Cuando una persona va a solicitar  préstamos rápidos de gran cuantía,, la entidad financiera debe determinar cuan probable es que la persona pague sus deudas. Como por ejemplo aquella persona que tiene un historial negativo de pagos en el crédito, o alguien que  nunca ha solicitado un crédito. Son las principales causas por la cual se le solicita un avalista.

 Al firmar como avalista de otra persona, básicamente está asumiendo la responsabilidad por el impago del préstamo solicitado.

 Quizás sería mejor si le ponen en esa situación, ser honesto y decir que no se siente cómodo puesto que  el ser avalista es un asunto muy serio. Por lo que respecta a sus hijos, por ética no podrá negarse, pero sí asegurarse de no terminar pagando la mayor parte de sus deudas con unos simples pasos:

Pensión a una edad temprana. Muéstrele  cómo tomar decisiones por sí mismos cuando se trata de comprar artículos determinados. Enséñeles a ahorrar, y sobre todo, ayúdelos a darse cuenta de que solo se debe comprar lo que uno se puede permitir, no vivir por encima de nuestras posibilidades, que los préstamos personales son para casos muy excepcionales.

 Algo importante: Enséñeles cómo usar las tarjetas bancarias. Una tarjeta de débito o de prepago son una excelente y barata opción, gastar solo el dinero que se tiene, ya que las tarjetas de crédito son la mayor causa de endeudamiento en la sociedad de hoy en día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *